Acreditación de centros:
Nº 17 Sección 2ªicass - Nº39/C222


Alimentos naturales para la tercera edad

Cada etapa de la vida requiere de una alimentación especial. Cuando una persona llega a los 60 años, necesita cambiar ciertos hábitos para seguir disfrutando de un bienestar general. La correcta alimentación es muy importante, así como realizar caminatas y mantener el buen humor y la alegría de vivir. Más que nunca hay que hacer una buena selección de los alimentos, prefiriendo aquellos que son naturales y frescos. Los naturistas recomiendan frutas, verduras, raíces y semillas. Para los adultos que sufren de estreñimiento se aconseja el consumo de fibras, semillas de lino, zapallo, naranjas, mamones y ciruelas. Al llegar a esta edad, si se padece de diabetes o hipertensión, hay que seguir al pie de la letra las indicaciones del médico. Se deben evitar el azúcar, la sal, helados, postres, frituras y gaseosas. En sus platos no deben faltar la lechuga, el berro, acelgas, espinacas y apios. Es decir, abundantes ensaladas, que tienen vitaminas y minerales. Las frutas y las verduras crudas aportan enzimas, que limpian el organismo y rejuvenecen los tejidos. Mención especial merecen los antioxidantes, que luchan contra los radicales libres. Estos son los responsables de que las células envejezcan precozmente. ¿Dónde se encuentran los antioxidantes? En alimentos ricos en vitaminas A, C y E. Por ejemplo en los arándanos, la zanahoria, naranjas, almendras, nueces, maní, cítricos, manzanas, peras, duraznos, rábanos, tomates y remolachas. Las semillas aportan aceites grasos esenciales como Omega 3, 6 y 9. Son excelentes las de girasol, sésamo, quinoa, lino, alpiste, mijo, chía, amaranto, zapallo y calabaza. Una persona de 60 años puede desayunar yogur con estas semillas y comenzar espléndidamente el día. A la media mañana puede preparar un sándwich de pan integral con queso o simplemente saborear un par de frutas. La comida del mediodía es fundamental y hay que respetar los horarios. Una sopa de verduras, con carne o pollo, es una opción válida. Complementar con mucho verde (ensaladas) y algunos pedazos de zapallo hervido. Para el postre se puede elegir gelatina, frutas o mermeladas ligh. La cena debe ser liviana y siempre temprana, para poder ir a dormir tranquilamente sin problemas de pesadez. La vejez es un proceso natural y no tiene por qué significar enfermedad o invalidez. Claro que para gozar de salud y vitalidad la persona se debe cuidar desde muy joven. Los grandes naturistas del mundo, que llegan a los 100 años, sanos y vigorosos, toman...
Leer Más

Ejercicios contra el Alzheimer

Uno de los males más devastadores y que más afectan hoy en día a nuestros mayores el mal de Alzheimer. Una enfermedad de la que aún se desconocen las causas que las provocan y que se ha convertido en un importante tema de debate para la comunidad científica. Hoy queríamos desde Geriátricos de la Hoz, dar una serie de consejos que podrían evitar que nos afecte esta terrible enfermedad, o al menos para reducir su impacto. Cómo toda enfermedad degenerativa, levar unos hábitos saludables pueden ayudar a esquivar este mal. Uno de estos hábitos es dejar de fumar, ya que el tabaco puede provocar pequeños problemas cerebro vasculares que podrían derivar en una degeneración neuronal que provoque Alzheimer. Llevar una dieta saludable también puede ayudar a reducir su impacto, así como hacer ejercicio mínimo 3 veces a la semana. Por otro lado hay ciertos ejercicios que podrían ayudarnos y son extremadamente sencillos de realizar. Son una forma de estimulación cerebral para mantener nuestras neuronas activas, como por ejemplo intentar usar la mano que menos usemos, es decir usar la mano izquierda en caso de ser diestro para abrir cajones, lavarse los dientes, comer o escribir. Otro ejercicio que puede ser divertido es el de bañarse una vez a la semana con los ojos cerrados, potenciando así el resto de los sentidos. Incluso cosas tan banales como leer en voz alta o cambiar de ruta para ir a trabajar pueden beneficiar a nuestro cerebro. Lo más importante es no dejar nunca de alimentar a nuestro cerebro porque las rutinas y el estancamiento hace que nos vayamos deteriorando poco a...
Leer Más

Envejecimiento y ciclo de vida

Datos interesantes acerca del envejecimiento La población mundial está envejeciendo a pasos acelerados. Entre 2000 y 2050, la proporción de los habitantes del planeta mayores de 60 años se duplicará, pasando del 11% al 22%. En números absolutos, este grupo de edad pasará de 605 millones a 2000 millones en el transcurso de medio siglo. El cambio demográfico será más rápido e intenso en los países de ingresos bajos y medianos. Por ejemplo, tuvieron que trascurrir 100 años para que en Francia el grupo de habitantes de 65 años o más se duplicara de un 7% a un 14%. Por el contrario, en países como el Brasil y China esa duplicación ocurrirá en menos de 25 años. Habrá en el mundo más personas octogenarias y nonagenarias que nunca antes. Por ejemplo, entre 2000 y 2050 la cantidad de personas de 80 años o más aumentará casi cuatro veces hasta alcanzar los 395 millones. Es un acontecimiento sin precedentes en la historia que la mayoría de las personas de edad madura e incluso mayores tengan unos padres vivos, como ya ocurre en nuestros días. Ello significa que una cantidad mayor de los niños conocerán a sus abuelos e incluso sus bisabuelos, en especial sus bisabuelas. En efecto, las mujeres viven por término medio entre 6 y 8 años más que los hombres. El hecho de que podamos envejecer bien depende de muchos factores. La capacidad funcional de una persona aumenta en los primeros años de la vida, alcanza la cúspide al comienzo de la edad adulta y, naturalmente, a partir de entonces empieza a declinar. El ritmo del descenso está determinado, al menos en parte, por nuestro comportamiento y las cosas a las que nos exponemos a lo largo de la vida. Entre ellas cabe mencionar lo que comemos, la actividad física que desplegamos y nuestra exposición a riesgos como el hábito de fumar, el consumo nocivo de alcohol o la exposición a sustancias tóxicas. Incluso en los países pobres, la mayoría de las personas de edad mueren de enfermedades no transmisibles. Incluso en los países pobres, la mayoría de las personas de edad mueren de enfermedades no transmisibles, como las cardiopatías, el cáncer y la diabetes, en vez de infecciones y parasitosis. Además, es frecuente que las personas mayores padezcan varios problemas de salud al mismo tiempo, como diabetes y cardiopatías. En todo el mundo, muchas personas de edad...
Leer Más